Aceite vegetal de nigella: beneficios y salud

Aceite vegetal de nigella: beneficios y salud

Más conocida como comino negro egipcio, la nigella es una planta aromática que produce pequeñas semillas negras parecidas a la amapola. Su aceite vegetal, además de su uso en cosméticos para pieles sensibles, tiene muchos ingredientes activos con verdaderas propiedades terapéuticas a nivel digestivo, inmunológico y respiratorio. Es un aceite vegetal de uso múltiple, ya que puede ser usado incluso para sazonar tus ensaladas. Nombre en latín: Nigella sativa L. Parte utilizada: semillas

Propiedades principales

  • Antiinflamatorio: El aceite de Nigella tiene propiedades antiinflamatorias comprobadas. Actúa tanto sobre los dolores articulares y musculares como sobre las inflamaciones de la piel, como la psoriasis o el eczema, por ejemplo.
  • Anti-infecciosas: Las propiedades anti-infecciosas del aceite de Nigella han sido ampliamente estudiadas. La timoquinona que contiene es responsable de sus propiedades antibacterianas, antifúngicas, pero también antiparasitarias y antivirales. Los análisis han demostrado que Nigella actúa sobre las bacterias responsables de las intoxicaciones alimentarias, gérmenes Gram + como el Staphylococcus aureus o la epidermidis y contra ciertos virus y hongos como la Candida tropicalis o el Aspergillus flavus.
  • Hepatoprotector y digestivo: la nigella estimula el sistema digestivo e intestinal. También forma una barrera protectora para el hígado. Los estudios realizados con ratas han demostrado que es capaz de reducir el colesterol y los niveles de lípidos totales, urea y ácido úrico. Se cree que la timoquinona protege las células del hígado de las sustancias químicas que causan problemas hepáticos.
  • Broncodilatador: este aceite vegetal contiene nigelona que actúa dilatando los tubos bronquiales, aliviando así los ataques de asma y ayudando a combatir la tos ferina. También tiene propiedades inhibidoras de la histamina para reducir los signos de alergia.
  • Inmunoestimulante: este aceite vegetal modula las defensas naturales del cuerpo contra los gérmenes patógenos. Podría aumentar el número y mejorar la actividad de las células inmunes.
  • Regenerador de la piel: puede ser usado como aceite de belleza para la cara porque promueve la regeneración celular. Además, su contenido en polifenoles y timo quinonas le da un poder antioxidante y curativo.
  • Antioxidante: el aceite de nigella ayuda a proteger el cuerpo de los agentes oxidantes que podrían dañarlo. Un estudio sobre los efectos protectores del aceite de nigella después de la inyección de ciclosporina demostró que el aceite permitía una disminución de la peroxidación lipídica, así como una mejora de las enzimas antioxidantes.

Para la piel con tendencia al acné

acné grave aceite vegetal nigella

El aceite de Nigella está compuesto por una pequeña cantidad de aceite esencial, que a su vez contiene un compuesto único: la timoquinona. Esta molécula tiene poderosas propiedades antiinfecciosas para actuar contra bacterias y hongos.

El aceite de Nigella permite así limpiar la piel. Se han realizado muchas investigaciones sobre las propiedades de Nigella contra el acné, y una de ellas demostró que añadir un 20% de aceite de Nigella en una loción era más eficaz que una loción que contenía un 5% de peróxido de benzoílo, un tratamiento utilizado contra el acné. Por último, el aceite de Nigella tiene propiedades antiinflamatorias para calmar la piel estresada, y propiedades antioxidantes y curativas para mejorar su apariencia.

  • Modo de empleo: masajear unas gotas de aceite de Nigella por la mañana y por la noche sobre la piel limpia y seca.
  • Aceites esenciales complementarios: contra los problemas de acné, el aceite esencial de referencia es el de Árbol de Té, pero también se puede utilizar la Lavanda Verdadera para favorecer la cicatrización, la Palmarosa o el Rosa Geranio.
  • Otros aceites vegetales adecuados: contra el acné, los aceites de Karanja y Neem pueden utilizarse por sus propiedades antiinfecciosas también, y los de Espino Amarillo o Lino por sus propiedades antiinflamatorias. Por último, el aceite de jojoba sigue siendo un buen portador de aceites esenciales contra el acné.

Para piel seca, sensible, irritada y madura.

El aceite de Nigella ayuda por un lado a nutrir la piel gracias a su riqueza en ácidos grasos, pero también ayuda a calmar las irritaciones y rojeces gracias a su acción antiinflamatoria. ¡Tiene muchas otras propiedades beneficiosas para la piel! Es antioxidante, por lo que puede proteger a las células de los radicales libres para evitar su degradación, y evitar la formación de arrugas y el aflojamiento de la piel. Finalmente, el aceite de Nigella tiene una acción sobre la formación de colágeno así como sobre el proceso de curación.

  • Modo de empleo: masajear unas gotas de aceite de Nigella por la mañana y por la noche sobre la piel limpia y seca.
  • Aceites esenciales complementarios: contra las arrugas o la piel irritada, es posible añadir unas gotas de rosa geranio, zanahoria, cistus o lavanda verdadera al aceite de nigella.
  • Otros aceites vegetales adecuados: Los aceites de rosa mosqueta, cáñamo, albaricoque o higo chumbo también tienen propiedades antioxidantes y regeneradoras.

En caso de psoriasis o eczema

aceite vegetal de nigella para la psoriasis

Antiinflamatorio y cicatrizante, el aceite de Nigella ayuda a aliviar y reparar la piel afectada por la psoriasis y el eczema. Un estudio realizado en 2014 demostró que la ingesta oral de aceite de Nigella combinada con una aplicación cutánea tenía un importante efecto antipsoriásico, y que el aceite de Nigella limitaba considerablemente la proliferación excesiva de queratinocitos.

  • Consejo de uso: Por vía oral: una cucharadita para ser ingerida mañana y tarde antes de la comida.

Por vía cutánea: masajear unas gotas de aceite de Nigella en la zona afectada.

  • Aceites esenciales complementarios: para aliviar la piel de las irritaciones causadas por la psoriasis, es posible complementar el aceite de Nigella con aceites esenciales de nardo del Himalaya, árbol del té o lavanda verdadera, por ejemplo.
  • Otros aceites vegetales adecuados: para aliviar la piel atacada por la psoriasis o el eccema, también se pueden utilizar aceites de Camelina, Onagra, Grosella Negra o Calofila Inophyle.

Contra las alergias y el asma

La nigella, uno de los ingredientes activos presentes en el aceite de Nigella, tiene una acción antihistamínica y broncodilatadora. Se han realizado estudios para comprender el mecanismo de acción de la nigelona contra las alergias: se cree que es capaz de inhibir la liberación de histamina por los mastocitos, pero también de bloquear los canales de calcio para regular la respuesta inmunológica del cuerpo. Cuando se administra por vía oral, se ha demostrado que reduce significativamente los síntomas de la bronquitis asmática.

  • Modo de empleo: 1 cucharadita al principio de las 2 comidas principales hasta la mejora de los síntomas.
  • Aceites esenciales complementarios: contra las alergias, es necesario utilizar aceites esenciales con propiedades antihistamínicas o antiespasmódicas como el Tanaceto Anual, la Manzanilla Matricaria, la Manzanilla Romana o el Estragón
  • Otros aceites vegetales adecuados: El aceite de perilla también puede actuar sobre las alergias gracias a su acción antiinflamatoria.

En caso de problemas gástricos

aceite vegetal nigella para el mal de estómago gástrico


La acción del aceite de Nigella sobre el sistema digestivo e intestinal se realiza a varios niveles, gracias a sus diversos ingredientes activos. En primer lugar, Nigella tiene una acción estimulante sobre el sistema gástrico. La timoquinona tiene entonces un efecto protector sobre la mucosa gástrica, limitando las lesiones.

Un estudio con roedores demostró que el aceite de Nigella, administrado por vía oral, era capaz de reducir la formación de úlceras gástricas inducidas por el etanol. La Nigella podría así formar una verdadera barrera protectora, gracias a sus propiedades antioxidantes y antihistamínicas.

  • Modo de empleo: 1/2 a 1 cucharadita al mediodía y la noche antes de la comida o mezclado con el aceite de aliño.
  • Aceites esenciales complementarios: muchos aceites esenciales pueden ayudar al sistema digestivo como la albahaca, el cardamomo o las semillas de cilantro. Pero en caso de úlceras digestivas, el hinojo dulce sigue siendo el más apropiado.
  • Otros aceites vegetales adecuados: en caso de problemas digestivos, el aceite de ricino también puede ser de interés.

Para aumentar la inmunidad

Desde hace muchos años se ha estudiado el aceite de Nigella para probar su acción inmunomoduladora. La semilla de Nigella y el aceite esencial de Nigella ya han sido bien estudiados: el primero actúa directamente sobre los linfocitos T mientras que el segundo induce un aumento de la actividad o del número de células inmunes (NK, T CD4, T CD8). Varios estudios sugieren que Nigella sativa L. disminuye la respuesta humoral y estimula la respuesta de las células inmunes. Los efectos del aceite vegetal en la inmunidad no están aún totalmente dilucidados, pero es evidente que tiene una acción inmunomoduladora.

  • Modo de empleo: una cucharilla que se debe ingerir por la mañana y por la noche antes de la comida.
  • Aceites esenciales complementarios: para estimular la inmunidad, no hay nada como los aceites esenciales inmunoestimulantes y tonificantes como el Ravintsara, el Orégano Compacto o el Saro.
  • Otros aceites vegetales adaptados: los aceites vegetales de Sacha Inchi, Perilla o Lino también pueden actuar sobre el sistema inmunológico esta vez gracias a su riqueza en omega 3.

Contra el dolor reumático

La Nigella ayuda a luchar contra el dolor articular gracias a su acción antiinflamatoria que resulta de su acción antioxidante. En efecto, la timoquinona permite inhibir la producción de lipoxigenasas o ciclooxigenasas, enzimas responsables de la producción de citoquinas proinflamatorias. También inhibe la producción de eicosanoides, derivados de los ácidos grasos que median la respuesta inflamatoria y que son sintetizados por las citoquinas.

El aceite de Nigella es por lo tanto de gran interés contra las inflamaciones y por lo tanto los dolores reumáticos u otras enfermedades inflamatorias. Finalmente, el aceite de Nigella también presentaría propiedades anti-dolor.

  • Modo de empleo: masajear unas gotas de aceite de Nigella en la zona afectada.
  • Aceites esenciales complementarios: en caso de dolores reumáticos, los aceites esenciales de Eucalipto Limón, Galia Dulce, Lavanda Aspic o Laurel Noble son poderosos.
  • Otros aceites vegetales adaptados: por sus propiedades antiinflamatorias, los macerados aceitosos de árnica, hierba de San Juan y aceite de perilla son muy adecuados.

Deja una respuesta